top of page

Mujeres poderosas: Cathie Wood

En esta semana donde conmemoramos a las mujeres de todo el mundo, de parte de nuestro departamento de ingeniería financiera, decidimos hablar sobre una de las inversoras y empresarias más importantes de la actualidad, con ustedes Cathie Wood, fundadora y directora ejecutiva de Ark Invest una de las empresas más relevantes de gestión de inversiones del mundo, la cual posee uno de los fondos más famosos, ARK Innovation Fund (NYSE: ARKK, BYMA:ARKK).


Nacida el 26 de noviembre de 1955, en Los Ángeles, California. Hija de inmigrantes irlandeses y devota católica, aprendió de su padre, ingeniero de sistemas de radares, la importancia del uso de la tecnología y el impacto que esta puede tener en la sociedad. Mas adelante se graduó con honores de la Universidad del Sur de California, de la licenciatura de Economía y Finanzas. Durante su estancia en esta universidad conoció a quien sería su mentor, Arthur Laffer, prestigioso economista de la época y quien fuera asesor durante el gobierno de Ronald Reagan.



Arthur Laffer


Gracias a su mentor, obtuvo un primer empleo en la firma de servicios financieros Capital Group, permaneció ahí durante tres años y, posteriormente, entraría a trabajar en la empresa donde comenzó a labrarse una reputación como inversora, Jenniston Associates, donde permaneció los siguientes 18 años. En el 2001, se uniría a las filas de Alliance Bernstein como economista en jefe de estrategias de temática global.


Esta relación laboral duraría los siguientes 12 años y pasaría por una serie de duras críticas puesto que los activos administrados por ella, durante la crisis de las subprime en 2007-2008, tuvieron un desempeño peor que el promedio del mercado.

Estos resultados se debieron a que, en su estilo de inversión, ella da prioridad a invertir en empresas en crecimiento antes que en empresas de valor. El resultado de esta estrategia es una volatilidad alta y con alto riesgo que, regularmente, arrojan rendimientos negativos en periodos de crisis.


“En el mundo de la economía colaborativa y de las redes, si no das, no recibes… No puedes tener éxito por ti mismo.”

En 2014 funda Ark Invest, su propia administradora que se dedica a invertir en empresas disruptivas con potencial, según dice ella misma, de cambiar al mundo. El nombre “Ark” hace referencia al “Arca de la alianza” de la mitología judeocristiana, además es el acrónimo de “Active Research Knowledge”. Así, en octubre de 2014, Ark Invest lanzó sus primeros cuatro ETF ‘s temáticos que invierten activamente en empresas de innovación tecnológica, revolución genómica, nueva generación de internet y tecnología autónoma y robótica. Sin embargo, aunque parezca contrario a su filosofía de inversión, Wood también gestiona dos fondos indexados, pero en esencia con la misma orientación del resto de sus fondos, estos son un ETF de impresión 3D y otro de innovación tecnológica en Israel.


Las apuestas más recientes de Ark Invest son un ETF dedicado a las tecnologías fintech en 2019 y, en 2021, un ETF de exploración espacial. El resultado de esta estrategia de inversión dio como resultado que, en plena crisis sanitaria mundial, el producto principal de Ark, entregara ganancias de 152%, y gestionara más de $17,000 millones de dólares.


Como conclusión, descubrimos que su estilo tiene una vista clara al futuro, siendo entusiasta de las criptomonedas, la inteligencia artificial, las energías renovables, el genoma humano, robótica, impresión 3D y hasta la exploración espacial. Ella misma ha dicho que si bien hoy su estilo de inversión parece arriesgado, en esencia no es muy diferente del estilo, por ejemplo, de Warren Buffett, solo que él se centra en buscar empresas que hoy se consideran de valor, y ella busca empresas que mañana serán las empresas de valor.


Sin duda, una de las personas mas importantes dentro de las finanzas modernas.

49 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Febrero: ¿Cómo le fue a los activos de inversión?

El mes de febrero ha sido testigo de un cambio drástico en el mercado de capitales, marcando un contraste con el optimismo que predominó en enero. Los inversores se vieron sacudidos por una serie de e

bottom of page