top of page

Lediv: La nueva herramienta financiera que está marcando tendencia en Argentina

La economía argentina ha sido testigo de una serie de cambios y desafíos, lo que ha llevado a la creación de diversos instrumentos financieros para contrarrestar la volatilidad y las políticas económicas ineficientes. Uno de los últimos protagonistas en este escenario son las Lediv, las "Letras dólar linked a tasa 0%" emitidas por el Banco Central de la República Argentina (BCRA). Vamos a adentrarnos en el fascinante mundo de las Lediv y entender su impacto en el panorama financiero actual.

Orígenes de las Lediv


Las Lediv, también conocidas como Letras Internas en dólares, se introdujeron recientemente como una respuesta a la necesidad de ofrecer a grandes exportadores, especialmente empresas petroleras, una herramienta para mitigar el riesgo asociado con la devaluación de la moneda nacional. La fragilidad de la economía y la multiplicidad de los tipos de cambio llevaron a la creación de estas letras, que se han vuelto cada vez más populares en el ámbito financiero.


Funcionamiento y atractivo


Estas letras siguen una dinámica particular: los exportadores liquidan una parte de sus divisas a la cotización del dólar Contado con Liquidación (CCL) y otra parte al dólar oficial. Sin embargo, lo distintivo es la posibilidad de acceder a la compra de Lediv, que son letras en dólares atadas al dólar oficial. Esta peculiaridad convierte a las Lediv en una suerte de seguro contra una eventual devaluación, ofreciendo a las empresas un activo en pesos que asegura su poder de compra en dólares oficiales.


Acceso selectivo: ¿Quiénes pueden invertir en Lediv?

La inversión en Lediv no está abierta a todos. La comunicación 7897 especifica que solo bancos con depósitos dólar linked, petroleras que hayan aumentado su producción y pymes importadoras pueden acceder a estas letras. Esta selección rigurosa de inversionistas ha generado un nuevo elemento de interés y debate en el mercado financiero argentino.


El auge y las medidas del BCRA


La demanda de las Lediv ha experimentado un crecimiento explosivo, pasando de U$S2.800 millones a más de U$S5.000 millones en solo un mes. Este aumento significativo llevó al BCRA a tomar medidas para evitar que la demanda siguiera creciendo sin control. La Comunicación "a" 7897 fue una de las respuestas, restringiendo el acceso a estas letras solo a bancos con depósitos dolar linked, petroleras que hayan aumentado su producción y pymes importadoras.


Sin embargo, estas restricciones no impidieron que la demanda continuara creciendo exponencialmente. La comunicación 7897 se convirtió en una barrera para empresas que previamente tenían acceso a las Lediv, generando un impacto en el tipo de cambio del dólar libre.


La perspectiva del mercado y el riesgo para el BCRA

Con una deuda que ya supera los US$5000 millones, las Lediv han captado la atención del mercado financiero. Su emisión a una tasa del 0% y la posibilidad de ser rescatadas en cualquier momento las hacen atractivas en comparación con otros instrumentos financieros. No obstante, este crecimiento desmedido ha generado preocupaciones sobre una nueva fuente de endeudamiento para el BCRA.


El mercado reconoce que la cobertura barata proporcionada por las Lediv está influyendo en la baja de los precios de los dólares financieros. Este fenómeno, conocido como "rulo", ha despertado el interés y la inquietud de operadores y analistas, quienes observan con atención cómo evoluciona esta situación única en el panorama financiero argentino.


En resumen, las Lediv se han convertido en un fenómeno financiero de relevancia en Argentina, ofreciendo una herramienta atractiva para protegerse contra la volatilidad cambiaria. Sin embargo, su rápido crecimiento ha llevado a medidas regulatorias para evitar riesgos excesivos, generando debate sobre la sostenibilidad y el impacto a largo plazo en la economía del país.





221 visualizaciones3 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo

Febrero: ¿Cómo le fue a los activos de inversión?

El mes de febrero ha sido testigo de un cambio drástico en el mercado de capitales, marcando un contraste con el optimismo que predominó en enero. Los inversores se vieron sacudidos por una serie de e

bottom of page