¿Quiénes fueron los ganadores y perdedores de las PASO?

¿Derrota del oficialismo? ¿Paliza de la oposición? ¿Van a cambiar los resultados en noviembre? ¿Las personas que no votaron, van a ir a votar en las finales? ¿Qué pasará con los activos argentinos?


Todas estas preguntas que nos hacemos, en el artículo de hoy vamos a responderlas y hacer un análisis sobre los resultados de la elección del domingo, donde también comentaremos, como quedará configurado el Congreso si los mismos resultados se dan en noviembre y que vemos de cara al futuro con los activos argentinos.


El domingo 12 de septiembre se celebraron las elecciones en las cuales se elegían Diputados y Senadores nacionales, ya que se renovaba la mitad de la cámara de diputados y un tercio de senadores.

Escrutado el 98,04% de mesas a nivel nacional, la oposición comandada por “Juntos por el Cambio”, se impuso con el 40,02% de los votos, mientras que el oficialismo liderado por el “Frente de todos”, obtuvo el 31,03% de los votos.

Si bien se esperaba un triunfo de la oposición, tanto en la Ciudad Autónoma de Buenos Aires como también en las principales provincias del país, la sorpresa fue el triunfo en provincia de Buenos Aires.


En la provincia más poblada del país, la oposición se impuso con el 38,23% de los votos. Por su parte el oficialismo obtuvo el 33,49%.

La mayoría de los analistas pronosticaban una leve ventaja del oficialismo en el distrito más grande del país. Esto no terminó sucediendo y produjo un mayor optimismo por parte de la oposición pensando de cara a las presidenciales de 2023.

Comparando los resultados con elecciones pasadas, podemos sacar varias conjeturas sobre los resultados.


La primera es una clara perdida de votos del oficialismo comparando con las presidenciales del 2019 y las legislativas del 2017.

En 2019 el actual presidente había obtenido en la provincia de Buenos Aires un 52,20% de los votos, mientras que la oposición 35,89%. Comparando con estas ultimas elecciones, podemos ver una pérdida de casi 20% de votos del oficialismo.

Si nos remontamos a 2017, Juntos por el Cambio que había sido representado por Esteban Bullrich, obtuvo un triunfo por 41,4% de los votos, sobre la actual vicepresidenta que obtuvo 37,3% de los votos.


Lo que queda claro es una pérdida de votos del oficialismo en la provincia de Buenos Aires tanto si comparamos con 2017 y 2019.

Por otro lado, vemos que Juntos por el Cambio tiene un sólido 40% de adhesión en la provincia de Buenos Aires ya que en las ultimas 3 elecciones lo demostró.

Adicionalmente recordemos que Juntos por el Cambio a nivel nacional en 2019 logro el 40,28% de los votos. Cifra similar a la conseguida el domingo pasado.




Si en noviembre se mantiene esta tendencia, en la cual la oposición a nivel nacional consiga en promedio un 40% de los votos y el oficialismo un poco más del 30%, el oficialismo seguirá siendo la primera minoría, pero perderá quorum propio tanto en Diputados como en Senadores.


Si bien había un consenso entre los analistas de que era muy probable que el oficialismo perdiera la mayoría en Diputados, muy pocos creían que esto también podría darse en el Senado.

El oficialismo perdió en seis de las ocho provincias en donde se ponían en juego 24 bancas. En todas esas provincias perdió con Juntos por el Cambio. Si estos resultados se mantienen en noviembre, el Senado quedaría con 35 senadores del Frente de Todos, 31 de Juntos por el Cambio y 6 independientes. Para tener quórum hace falta 37 legisladores.

En la imagen de abajo vamos a poder ver como quedaría la cámara de Diputados si se repiten los resultados en noviembre.


Una de las preguntas que muchos se hacen es si el oficialismo podrá dar vuelta esta elección dentro de 2 meses o por lo menos recortar diferencias.

Desde que están las PASO, siempre vemos como tendencia que el Frente de Todos prácticamente obtiene el mismo resultado en las elecciones finales. En cambio, la oposición siempre consigue más votos en las finales.

El gobierno confía en captar votos del electorado que no fue a votar y adicionalmente de aquellos se abstuvieron.


En estos comicios, votó un poco más del 67 % del electorado, es decir un 10% menos que anteriores elecciones y fueron las PASO con más abstención desde que se instauraron en 2011. Hubo alta cantidad de votos en blanco, en especial en distrito como la provincia de Buenos Aires, Santa Fe y Mendoza, las cuales sorprendieron por sus altos niveles de voto en blanco.


La provincia cuyana fue la que mostró el número más elevado con 9,54 %, un valor muy por encima de los niveles habituales. Junto al porcentaje de Mendoza, el territorio bonaerense mostró un 4,45% de voto en blanco y Santa Fe, en donde el oficialismo tenía por delante una fuerte interna, un 4,55% y también se presentó un alto número de votos considerados nulos, lo que se enmarca dentro del mismo contexto.


Como mencionamos el lunes, esta victoria sorpresiva tanto a nivel nacional, pero sobre todo en la provincia de Buenos Aires, tuvo repercusiones positivas en el mercado.

El S&P Merval en agosto ya había obtenido una suba del 15,8%. Esta suba se dio mas que nada por oportunidades de compra y que el mercado apostaba a un posible triunfo de la oposición.


La semana previa a las PASO, fue disminuyendo el optimismo, y los inversores decidieron reducir exposiciones al riesgo argentino porque aun era incierto lo que podía pasar en la provincia de Buenos Aires. Adicionalmente, miedo a un triunfo del oficialismo y que ocurra algo similar a agosto del 2019, en donde el mercado sufrió la mayor baja de la historia.

El lunes las acciones y bonos argentinos se dispararon hasta un 17% en Estados Unidos. En el mercado local, el índice accionario subió un 5,50% donde las principales subas se dieron en el sector energético y bancario. Por otro lado, el dólar oficial y los financieros tuvieron los mismos movimientos que venían teniendo, pero lo mas llamativo fue la fuerte baja del Blue que el lunes bajó 4 pesos, cerrando en $181.


Por el lado del riesgo país, bajó 55 puntos, culminando la rueda en 1.483 puntos. Este dato no fue alentador ya que el mercado esperaba un baja más pronunciada del riesgo país. Por ende, los bonos soberanos y los de ley extranjera, si bien tuvieron una buena rueda, no lo suficiente que se esperaba. Los más cortos en promedio subieron un 1,5% y los de tramos más largos en promedio 3%.


¿Qué pasó los días posteriores? La euforia del lunes quedó atrás y el principal índice accionario acumuló dos bajas consecutivas entre el martes y miércoles. La baja acumulada fue del 1,97% si comparamos el cierre del lunes con el del miércoles.

Si bien este triunfo de la oposición le da una señal favorable al mercado de cara al cambio de Gobierno dentro de 2 años, seguramente se dará una recuperación del mercado argentino, pero será lenta. ¿Por qué será lenta? Porque aun resta definir el acuerdo con el FMI y sumado a esto, un plan económico integral para los 2 años siguientes, que sea buen visto por el mercado.


Dicho todo esto, recomendamos para los siguientes meses estar posicionados en activos argentinos relacionados con la construcción, energía e industria. Como hablamos en el podcast del martes 14/9, cuando repasamos posibles escenarios luego de las PASO, entendemos que los activos relacionados al sector financiero y bancario, si bien pueden llegar a tener un importante upside, los vemos más volátiles que los anteriormente mencionados, ya que los bancos poseen un importante porcentaje de sus pasivos con el BCRA, vía leliq y deuda de bonos como mencionamos en nuestro blog la semana pasada.

En el próximo podcast del martes que viene, analizaremos como terminó la primera semana luego de las PASO y seguiremos analizando los posibles escenarios de cara al futuro.









26 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo