¿Qué son los Smart Contracts?

Cuando entramos en el mundo cripto, muchas de las preguntas aparecen en el sentido del respaldo que puede tener una criptomoneda, o simplemente, como es que funciona el detrás de escena del fenómeno que sigue innovando con tecnología cada vez más moderna. Hoy toca hablar de los Smart Contracts, o contratos inteligentes, .

los cuales tienen como objetivo eliminar intermediarios para simplificar procesos y, con ello, ahorrar costes al consumidor.

Comencemos por el principio, hasta ahora los contratos son documentos verbales o escritos. Estos documentos están sujetos a las leyes y jurisdicciones territoriales, y en ocasiones requieren de notarios. Es decir, más costes, tiempo y terceros que intervienen en el proceso. Debido a ello, no son accesibles para cualquier persona. En cambio un contrato inteligente es capaz de ejecutarse y hacerse cumplir por sí mismo, de manera autónoma y automática, sin intermediarios ni mediadores. Básicamente se trata de “scripts” (códigos informáticos) escritos con lenguajes de programación. Esto quiere decir que los términos del contrato son puras sentencias y comandos en el código que lo forma.



Un smart contract puede ser creado y llamado por personas físicas y/o jurídicas. Pero también por máquinas u otros programas que funcionan de manera autónoma. Posee validez sin depender de autoridades. Esto se debe a su naturaleza, el mismo es un código visible por todos y que no se puede cambiar al existir sobre la tecnología blockchain. Esto le confiere un carácter descentralizado, inmutable y transparente. Es importante destacar que, al estar distribuido por miles de ordenadores, se evita que una gran compañía los custodie, lo que

elimina burocracia, censuras y los grandes costes y tiempos implícitos de este proceso.

Para que los contratos inteligentes se puedan ejecutar, es necesario que existan las transacciones programables y un sistema financiero que las reconozca, digitalmente nativo. Algo que se se hizo realidad con la aparición de Bitcoin y su tecnología, la cadena de bloques (blockchain). Por esto es que el proyecto de Satoshi Nakamoto tiene tanta injerencia en los mencionados.


Bitcoin tiene algunos smart contracts ya creados que se ejecutan por defecto y de manera transparente al usuario. Cuando hablamos de contratos de distribución, nos referimos a uno de los casos de uso de Bitcoin para formar acuerdos entre personas a través de la blockchain. Y es que Bitcoin, entre todas sus ventajas, permite añadir lógica al dinero, algo único de este tipo de dinero: es dinero programable. Esta lógica aplicada al dinero nos permite resolver problemas comunes que podemos encontrarnos en la actualidad, pero aumentando el nivel de confianza a lo largo de todo el proceso automatizado en el que se desarrolla la interacción.


Importante es destacar cómo funciona un Smart Contract, paso por paso:


  1. Un usuario inicia una transacción desde su monedero en blockchain.

  2. La transacción llega a la base de datos distribuida, donde se confirma la identidad.

  3. Se aprueba la transacción, que puede ser una transferencia de fondos.

  4. La transacción incluye el código que define qué tipo de transacción debe ejecutarse.

  5. Las transacciones se añaden como un bloque dentro del blockchain.

  6. Cualquier cambio en el estado del contrato sigue el mismo proceso para actualizarse.


Además de conocer los pasos de cómo opera un Smart Contract, destacamos las plataformas más utilizadas a la hora de desarrollar y ejecutar contratos inteligentes en Blockchain:


  • Ethereum: los contratos inteligentes se escriben en un lenguaje de programación llamado Solidity y son ejecutados por la máquina virtual de Ethereum. Es el más popular en la actualidad.

  • Hyperledger: un sistema open source desarrollado por Linux Foundation y que no es una criptomoneda, sino una plataforma flexible sobre la que pueden desarrollarse contratos inteligentes.

  • Counterparty: esta plataforma incorpora datos a las transacciones de Bitcoin, es decir, utiliza el blockchain de esta criptomoneda y permite desarrollar contratos sobre ella.

  • Polkadot: se trata de un blockchain alternativo y es famoso por su capacidad para albergar parachains, cadenas dentro de cadenas, que permiten realizar más transacciones de lo habitual.


Por último, tal como lo vimos en el caso de la Blockchain, muchas aplicaciones pueden desarrollarse y trabajar con contratos inteligentes, un caso son los registros, aquí, los contratos inteligentes facilitarán el almacenamiento y mantenimiento de los mismos. Por ejemplo, los millones de historiales médicos confidenciales de los pacientes que deben almacenarse y actualizarse de forma segura.


Por otro lado, referidos al comercio, la mayoría de las actividades comerciales depende de la aprobación de su financiación, que es un proceso que consume tiempo y recursos. Gracias a los contratos inteligentes este tiempo se podrá reducir drásticamente. También ocurre con las hipotecas debido a que las transacciones hipotecarias basadas en contratos inteligentes serán más baratas, rápidas y seguras. Esto permitirá a los compradores acceder antes a la propiedad y actualizar los registros automáticamente.


Sin duda, los contratos inteligentes llegaron para quedarse,

una herramienta que permite ejecutar sin necesidad de terceros muchas transacciones que nos facilitan la vida en muchos sentidos, hoy por hoy, la tecnología está comenzando a llegar al alcance de nuestras manos, por lo cual no es descabellado pensar que en cualquier momento vayamos a un banco y un préstamo se ejecute bajo esta modalidad, o que un simple trámite que nos lleva un largo tiempo y malhumor se ejecute en cuestión de segundos. La innovación está a la orden del día.

13 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo