• Franco Aguilar

¿Qué son los fondos comunes de inversión?

Cuando buscamos alternativas para invertir, descubrimos acciones, cedears, dólar, metales, plazo fijo, etc. Si bien todas gozan de rentabilidades diferentes dependiendo el contexto y el momento en el cual uno invierta en los mencionados, se destacan por ser los primeros que se nos vienen a la mente para derivar nuestro dinero.


Ahora bien, en los últimos años hemos oído con mayor fuerza un instrumento que, por sus características, es más que interesante para invertir, el fondo común de inversión. El mismo es un activo de inversión colectiva, conformado por aportes de un grupo de personas las cuales tienen en común el mismo objetivo de inversión. Es decir, los inversores pasan a ser “cuotapartistas” debido a que aportan cuotapartes dentro del fondo. Dichas cuotapartes se transfieren a un equipo de profesionales, quienes administran el fondo bajo la supervisión y regulación del estado.


Para ser más técnicos, luego de colocar los fondos, nos encontramos con dos actores fundamentales, las sociedades gerente y depositaria. Estas entidades independientes funcionan de la siguiente manera; la sociedad gerente, justamente gerencia el fondo, es decir, lo administra definiendo estrategias de inversión y valuando activos, además de seleccionar los que cree convenientes para lograr el objetivo de inversión. No solo realiza esta actividad, sino que lleva la contabilidad y representa judicialmente a los cuotapartistas.


Por otro lado, la sociedad depositaria es responsable de custodiar los activos que estén bajo la administración del fondo, liquidan operaciones de compra-venta y dividendos, además de recibir y rescatar dinero de los suscriptores del FCI. Generalmente estas sociedades son bancos, aunque pueden ser sociedades autorizadas por la CNV.


Conociendo a los inversores, y a los encargados de administrar los activos, es momento de enfocarnos en los distintos tipos de fondos que se encuentran en la actualidad. La distinción correspondiente debe hacerse en dos, los fondos abiertos y cerrados. Y es aquí donde encontraremos las diferencias más claras, además de saber cómo posicionarnos en caso de querer ingresar en alguno de los mencionados.


Los fondos abiertos permiten que el número de cuotapartes sea ilimitado,

además de que siempre podemos suscribirnos o rescatar el dinero del fondo. Esta facilidad se logra debido a que los mencionados invierten únicamente en activos altamente líquidos (acciones, bonos, divisas, plazos fijos). Por último, el fondo puede crecer indefinidamente siendo característica fundamental que no posee fecha de vencimiento.


En cambio, los fondos cerrados presentan la inversa de muchas características del FCI abierto, por ejemplo el número de cuotapartes es limitado y el objetivo de inversión es amplio, teniendo la posibilidad de invertir en distintas ramas de activos (inmuebles o proyectos productivos). Otra diferencia yace en que los mencionados poseen fecha de vencimiento, la cual está relacionada al fin de las inversiones que realiza.


Además de diferenciar a los fondos por su constitución, podemos clasificarlos según sus activos y su administración. En primer lugar, respecto a los activos, ya hemos hablado de los fondos altamente líquidos, los mismos también son conocidos como “Money Market” debido a que invierten en plazos fijos, cauciones o valores de muy corto plazo. En segundo lugar tenemos a los fondos de bonos o renta fija, los cuales contienen un poco más de riesgo que los anteriores debido a que el valor de los bonos fluctúa. El rescate es a las 48 hs. Y el horizonte de inversión es a mediano o largo plazo a diferencia del cortoplacismo de los primeros.


Luego se encuentran los fondos de acciones o renta variable, y es aquí donde encontramos a un personaje del cual hemos hablado anteriormente, dichos fondos contienen una alta volatilidad, el horizonte es a largo plazo, siendo la rentabilidad también mayor a los bonos del mismo plazo. Por último, tenemos a los fondos mixtos, los cuales tienen libertad para invertir en plazos fijos, bonos, acciones y todo activo autorizado en el Reglamento de gestión (el cual tendrá el contenido establecido en la Ley Nº 24.083 de fondos comunes de inversión y en la reglamentación que dicte la Comisión Nacional de Valores.). Dicho reglamento establece los activos en los cuales el fondo puede invertir además de las normas para el correcto cumplimiento del fondo. Tienen algunas características puntuales como el no poder invertir en metales preciosos además de que el rescate es a 72 hs.


Para concluir, distinguimos a los fondos por la forma de administrar, la misma puede ser pasiva (el fondo emula un índice, ejemplo el MERVAL) o activa (el fondo tiene como objetivo maximizar resultados mediante operaciones constantes dentro de los activos en los que invierte, además de que no tiene un índice como referencia).


Como mencionamos, los fondos comunes de inversión han sido un instrumento con gran crecimiento en los últimos años, teniendo la ventaja de poder invertir con tan solo $1000 y poder realizar el rescate de la inversión en cualquier momento. También cabe resaltar que son manejados por profesionales expertos en el tema, quienes se ocupan de tomar las decisiones de inversión buscando las mejores alternativas de rentabilidad de acuerdo al tipo de FCI.




33 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo