• Franco Aguilar

¿Qué es RIPPLE?

Es normal pensar que Bitcoin fue la primera criptomoneda, y el primer protocolo en el cual se posaron las siguientes creaciones basadas en criptografía y aunque fue pionera en muchas de las tecnologías que vemos hoy en día, en el caso de Ripple, la idea se originó algunos años antes.

Hablemos del sistema con el cual los bancos quieren comenzar a meterse de lleno en el mundo de las criptos.

El origen de Ripple se remonta a 2004, 4 años antes de la publicación del white paper de Bitcoin por parte de Satoshi Nakamoto. En ese entonces, Ryan Fugger buscaba crear un sistema que permitiera a la gente crear su propio dinero de forma descentralizada, dejando el poder en sus manos. Es por eso por lo que creó la primera versión del sistema, llamado RipplePay.com.





En el año 2011, Jed McCaleb se encontraba desarrollando una criptomoneda con un sistema para verificar transacciones distinto al de Bitcoin, en el cual se utilizaba el consenso de todos los miembros de la red en lugar de utilizar la minería. En 2012, Jed se unió a Chris Larsen y presentaron este proyecto a Fugger, que les cedió el mandato y fundaron OpenCoin ese mismo año. Un año más tarde, en 2013, crearon XRP. En 2015, cambian su nombre de Ripple Labs Inc. a Ripple, nombre que mantienen hasta el día de hoy.


Ahora bien, XRP es la criptomoneda o activo digital nativo del XRP Ledger, una cadena de bloques descentralizada que

nace como una solución dirigida a permitir que bancos y entidades financieras de todo tipo puedan usar el poder de la tecnología blockchain para mejorar sus sistemas de transacciones transfronterizas.

Es decir, el XRP Ledger está pensado para ser un complemento al sistema bancario actual, donde ayuda las transferencias internacionales para transformar desde dinero fiat a oro.

El objetivo tras su diseño era hacer que dichas transacciones fueran más rápidas y económicas.


Lo que destaca a Ripple es ser un sistema que funciona en computadoras independientes en todo el mundo. La función que cumplen es la de monitorear las transacciones realizadas y mantener un registro. Se la considera descentralizada por esta misma razón: este registro no está en un lugar central. y mencionamos al sistema bancario porque lo que diferencia a XRP es su uso por parte de los bancos debido a que pueden realizar transacciones hacia otras instituciones financieras registradas de una forma novedosa y mucho más ágil.

Esta nueva forma de transmisión de valor cuenta con muchísimos beneficios para los usuarios y las instituciones. Se trata de una idea muy interesante y que, sin lugar a duda, es diferente del resto de las criptomonedas.





Debemos destacar sus puntos altos y bajos para evaluar si invertimos o no en XRP:


Dentro de las virtudes, la velocidad de las transacciones es la principal ventaja de esta criptomoneda. Puede confirmar transacciones en menos de 4 segundos, superando ampliamente a gran parte de las opciones del mercado. Puede procesar alrededor de 1500 transacciones por segundo, una diferencia enorme si comparamos con las 8 que puede procesar la red Bitcoin.


Por otro lado, las comisiones también son una gran ventaja de la red. Permiten enviar y recibir con un costo de comisiones que es muy bajo, así como también intercambiar XRP por cualquier moneda del mundo y hasta diferentes activos como el oro. Además, permite que los usuarios e instituciones creen sus propias criptomonedas en la plataforma. Por último, la novedad reside en que pueden hacerlo hacia bancos de todo el mundo, lo cual no siempre es posible debido a que los bancos muchas veces no están conectados entre sí. Este sistema evita que el dinero pase por una red de bancos con sus comisiones asociadas.


Sin embargo, la principal desventaja y también la principal crítica a XRP es su alta centralización. Más allá de que el procesamiento de las transacciones no se da en un único lugar, por lo que podemos decir que es descentralizado en ese aspecto, es la misma empresa la que puede decidir cuántas monedas se lanzan al mercado y cuándo, ya que todos los tokens han sido “minados” desde el principio.


Como mencionamos, si bien las validaciones se dan en un entorno descentralizado, es la misma empresa quien realiza estas validaciones y establece las reglas de la red. Estas razones son las que llevan a muchos detractores a llamarla el “caballo de Troya” que utilizan los bancos para poder entrar en el ecosistema de las criptomonedas.


Para terminar, es imposible imaginar que con todo el avance que tienen y tendrán las criptomonedas en un futuro cercano, el sistema bancario internacional se quede con los brazos cruzados, por ende, esta iniciativa cripto puede ser aprovechada para que, dependiendo del nivel de inversión que se realice en estas tecnologías, la cantidad de clientes que actualmente pasan del sistema tradicional al sistema cripto comience a decaer o al menos la competencia no sea tan desigual como lo es ahora.

7 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo