¿Qué es CARDANO?

A medida que Bitcoin y Ethereum fueron consiguiendo liderar el top dentro del mundo de las criptomonedas, era cuestión de tiempo para que el resto de criptoactivos aprovecharan las debilidades de las mencionadas y, respetando la idea por la cual fueron creadas, buscaran desarrollarse para ofrecer alternativas dentro de la blockchain.


Hablemos de Cardano, la “primera blockchain científica del criptomundo”.

En primer lugar, intentaremos definirla en pocas palabras. Cardano es una plataforma pública de blockchain de naturaleza descentralizada. Está desarrollada como Open Source, por lo que una amplia comunidad le da respaldo. Utiliza la prueba de participación (Proof of Stake) como protocolo de consenso. Facilita las transacciones entre particulares y tiene definido un potente sistema de contratos inteligentes. Su criptomoneda se llama ADA en honor a Ada Lovelace, una de las pioneras de la programación.


Ada Lovelace, una de las pioneras de la programación.

La plataforma inició su desarrolló en 2015 por parte de Charles Hoskinson, cofundador de la conocida Ethereum, plataforma que abandonó debido a sus diferencias de concepto con Vitalik Buterin. Hoskinson quería operar esta red como una empresa privada mientras que Buterin apostaba por hacerla funcionar como una organización sin ánimo de lucro. Debido a estos motivos su fundador creó IOHK, una empresa creada para desarrollar esta red. Se la bautizó con este nombre para recordar a Gerolamo Cardano, uno de los matemáticos más influyentes del renacimiento y figura relevante además en física, astronomía, medicina y química entre otras.

De hecho, desde un primer momento, Cardano se distinguió por sus claras explicaciones, un conjunto claro de hitos; fundación (Byron), descentralización (Shelley), Smart contracts (Goguein), escalabilidad (Basho) y gobierno (Voltaire), además de desarrollo para el proyecto. La idea detrás de todo esto no solo era explicar claramente su trabajo, sino también demostrar que el proyecto apuntaba a largo plazo buscando resolver problemas como la escalabilidad, mejorar la descentralización y la seguridad de la tecnología blockchain. Esto le valió a Cardano ser clasificada como una blockchain de tercera generación. Es decir, una con capacidades para enviar y recibir valor, programar Smart contracts y contar con una arquitectura modular y fácilmente ajustable.

A diferencia de otras tecnologías similares, Cardano no cuenta con un whitepaper, su diseño se basa eso sí en los principios de escalabilidad, interoperabilidad y cumplimiento de regulaciones.

No utiliza prueba de trabajo como Bitcoin o Ethereum, utiliza la prueba de consenso, lo que evita tener que realizar complejos cálculos matemáticos para mantener integra la cadena y supone un gran ahorro energético para su funcionamiento.

En la actualidad es la red Blockchain de este tipo con más importancia en el mercado.

Cardano tiene varias capas al igual que otras redes de este tipo, por una parte, tiene una capa de transacciones utilizando su criptomoneda, llamada ADA. Por otro lado, tiene la capa de computación, en la que se ejecutan los Smart contracts (dApps), de manera similar a Ethereum. Con el reciente lanzamiento de la versión llamada Alonzo ya es posible desarrollar este tipo de contratos y probarlos en su red de pruebas. Para desarrollarlos utiliza Plutus, una versión adaptada de Haskell, un lenguaje de orientación funcional ideal para un entorno de ejecución distribuido y asíncrono en el que debe primar la seguridad.

Otra característica muy importante es su protocolo de participación, llamado Ouroboros, de lo más sostenible para el medio ambiente que nos podemos encontrar en el ecosistema blockchain. Además, el concepto de gobernanza (Voltaire) es fundamental, ya que implica la posibilidad de que cualquier usuario portador de ADA tenga voto dentro de la comunidad es algo muy importante.




Entre las ventajas de Cardano y su token ADA es posible destacar a un gran equipo de desarrollo, un potencial de escalabilidad ilimitado, transacciones rápidas y económicas, junto con un mecanismo de consenso justo, además de la posibilidad de crear aplicaciones descentralizadas. Por otro lado, dentro de las desventajas podemos mencionar el hecho de que la blockchain está todavía en desarrollo, necesita mejorar sus problemas de escalabilidad, tiene problemas con la sincronización de la billetera oficial y la conectividad de la red.

Nos encontramos sin duda alguna ante una de las tecnologías emergentes más interesantes del sector, proponiendo soluciones creativas a las limitaciones de Bitcoin y de Ethereum. Además de tener una amplia comunidad que la apoya y los mercados también la respaldan, con los vaivenes típicos de las criptomonedas, es por esto por lo que Cardano presenta un potencial que puede lograr grandes cosas en el futuro.


10 visualizaciones0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo