¿Devaluación o atraso cambiario?

Durante la semana se generó un gran debate acerca de que va a pasar con el dólar después de las elecciones legislativas. Algunos analistas en base a las variables económicas, manifiestan que se viene un salto devaluatorio luego de las elecciones. Pero en la semana, el ministro de economía, Martin Guzmán, aseguró que no va a haber devaluación.


Estos dichos del ministro repercutieron en el mercado generando un debate acerca de la moneda norteamericana. Por esta razón, en el siguiente informe vamos a analizar las principales variables financieras y comparar las visiones tanto del ministro como las del mercado.


El mercado encendió la alarma cuando empezó a ver que la expectativa de devaluación volvió a desplazarse al alza. Las tasas implícitas de devaluación del dólar futuro en Rofex se ubican en torno al 35% para noviembre, 45% para diciembre y 60% para los plazos de entre enero y abril.


Es decir que, en todos los plazos, la curva de futuros de dólar se desplazó al alza, con lo cual, se espera una mayor expectativa devaluatoria respecto a los valores de semanas anteriores.


¿Qué decimos con tasa implícita? Es la diferencia porcentual entre el valor actual del dólar mayorista, con el valor del futuro a un plazo determinado. Es decir que para noviembre se espera que el dólar este 35% más caro y 45% en diciembre.


El interés abierto volvió a subir y se ubica por encima de los u$s 4.000 millones. Hay preocupación entre los inversores y analistas del mercado porque ese importe semana tras semana sigue subiendo exponencialmente.


El interés abierto son las posiciones vendidas de dólar futuro del Banco Central (BCRA), siendo este, uno de los pocos jugadores del mercado ofertando billetes.

En agosto el volumen promedio diario fue de u$s 390 millones por día, en septiembre paso a ser de u$s 450 millones, y en octubre viene siendo de u$s 480 millones.


La semana pasada, el promedio fue cercano a los u$s 600 millones, por lo que estimamos que la posición neta vendedora del BCRA actualmente estaría entre los u$s 2700 millones y los u$s 3300 millones.




Otra de las argumentaciones del mercado es la amplia brecha cambiaria. El dólar contado con liquidación “libre” hoy se encuentra en los $200 pesos y si lo comparamos con el oficial que se encuentra $105,13, es una brecha cambiaria que se encuentra en torno al 100%, por lo tanto, implica que las expectativas de devaluación siguen altas.


De hecho, la brecha se disparó desde niveles de 60% en abril hasta los valores actuales de alrededor del 100%. Esto nos da a entender que el mercado fue ampliando su expectativa devaluatoria a lo largo de los últimos meses, y con mayor intensidad desde septiembre, tras el mal resultado del oficialismo en las PASO.


El mercado argumenta que aumentar el ritmo de devaluación es el camino menos dañino para la economía, por lo menos hasta tener definido el programa con el FMI. También será necesario una modificación en el régimen cambiario post elecciones para posibilitar una acumulación sostenida de reservas, lo cual es algo que, seguramente, el FMI también exigirá para un eventual acuerdo.




Del oficialismo, más precisamente las palabras del ministro de Economía, lo que manifestó fue totalmente distinto a lo planteado anteriormente.

Según Guzmán, su argumento se basa en que el Banco Central está acumulando reservas. En lo que va del año solo el mes de septiembre cerró con ventas el BCRA, el resto de los meses cerró comprador con valores récords de compras gracias a la cosecha récord del segundo trimestre.


Por otro lado, también habló sobre la balanza comercial que registró en septiembre un superávit de u$s1.667 millones, con lo cual pasó a acumular en los primeros nueve meses un total de u$s12.332 millones, una cifra casi igual a todo lo generado el año pasado.

Según datos del INDEC, el mes pasado hubo exportaciones por u$s7.553 millones, con un incremento interanual de 59,8%, mientras que las importaciones totalizaron u$s5.886 millones, con una mejora del 42,6%. En lo que va del año, los envíos al exterior crecen 38,2% y las compras el 51,5%.


Buena parte del resultado de los primeros nueve meses del año se explica por efecto precios. En el caso de las exportaciones crecieron en valores el 25,6% pero en cantidades, el 10%. En cambio, el monto de las importaciones creció 12,7% pero en volúmenes avanzó el 34,5%.


Adicionalmente, el ministro de Economía habló acerca de la dependencia del FMI, haciendo hincapié en que el organismo internacional es el principal problema que tiene la economía argentina. Lo que tiene que lograr argentina es que el FMI deje de ser una carga desestabilizante en la balanza de pagos. Agregó que un acuerdo conveniente para la Argentina implique que la carga sea sostenible. Es tan grande el volumen de la deuda, que va a llevar distintos pasos poder ir resolviendo este problema de una forma que termine siendo sostenible.


Haciendo un resumen de los argumentos tanto del oficialismo como del mercado, nuestros analistas no ven una brusca devaluación, sino una aceleración del crawling peg. Recuerden, en blogs anteriores, hicimos mención a que el crawling peg iba a continuar, pero post elecciones más acelerado, ya que en desde principio de año que la devaluación del dólar oficial es inferior a la inflación.


Como también vemos un atraso cambiario en el corto plazo y para el año que viene, lo que más conviene en estos momentos es estar posicionados en activos ajustados por inflación. Los tan conocidos bonos y letras CER, que son instrumentos de renta fija, obtienen rendimientos en base a la evolución de la inflación, más un plus adicional por mantener el instrumento hasta al vencimiento del mismo.


Dependiendo el plazo, podemos llegar a obtener rendimientos entre 46% y 60%. Estos valores están sujetos a la evolución de la inflación en los próximos meses.

5 vistas0 comentarios

Entradas Recientes

Ver todo